22.3.06

Un repaso a mis ídolos: Gottlob Frick


Hace años, en los primeros tiempos del disco compacto, compré una rara versión de La Creación de Haydn, grabada en el Berlín Oriental en 1960. Sus protagonistas eran tres grandes cantantes, habituales de los años dorados del "Nuevo Bayreuth": la soprano Elisabeth Grümmer (que pronto aparecerá por aquí), el tenor Josef Traxel y un bajo de voz muy, muy oscura: Gottlob Frick. Poco después me hice con la célebre Flauta Mágica grabada en 1964 bajo la dirección de Otto Klemperer en la que Frick capea perfectamente las dificultades del personaje de Sarastro. Desde entonces su inconfundible voz se convirtió en una de mis favoritas. Como siempre que hablo de cantantes, confieso mi ignorancia sobre lo que se considera "ortodoxia vocal" (digo que soy ignorante sobre ella, pero me da la sensación de que tal "ortodoxia" está tal vez demasiado escorada hacia "lo italiano") y no sé si Frick cumplía con las condiciones canónicas que muchos exigen a los cantantes. Lo único que sé es que para mí se merece estar incluido en esta relación de "ídolos" que someramente repaso en estas páginas.

Gottlob Frick nació en la localidad de Ölbronn, en Baden-Württemberg, no muy lejos de Stuttgart (patria chica de Wolfgang Windgassen), el 28 de julio de 1906. No tardaremos mucho, por tanto, en celebrar su centenario. Lo de cerca de Stuttgart no es baladí, pues estudió con Fritz Windgassen (padre de Wolfgang) y también con Julius Neudörfer-Oppitz. En 1927 ingresó como estudiante en la ópera de Stuttgart. Cantó como solista por primera vez en Coburg (1934), como el Daland de El holandés errante y entre 1940 y 1950 perteneció a la compañía de la Ópera Estatal de Dresde, a la que le llevó Karl Böhm. Posteriormente pasó a Berlín y también a los grandes teatros de ópera del mundo, aunque siempre mantuvo una relación especial con los de Viena y Múnich. En Bayreuth primero formó parte del coro; hasta 1960 no se presentó como solista, encarnando Hagen y Hunding en el Anillo, lo cual se repitió anualmente hasta 1964. En 1985 dio su último concierto público; hasta 1975 siguió cantando en los escenarios de ópera. Murió en Mühlacker el 18 de agosto de 1994. En 1995 se fundó en su ciudad natal una Sociedad Gottlob Frick, con el fin de que se mantenga su memoria artística; organiza además conciertos con figuras consagradas del canto así como con nuevos cantantes que se están abriendo paso

Frick abarcó un repertorio bastante amplio, pero si se le recuerda especialmente es como intérprete de grandes personajes asignados a la voz de bajo en la ópera alemana: el Sarastro de La flauta mágica, el Osmin del Rapto en el serrallo, el Rocco de Fidelio, el Kaspar de El cazador furtivo... Algunos de sus papeles wagnerianos son considerados por algunos comentaristas como insuperados, especialmente Hagen. Yo recomendaría todas las grabaciones que tengo de él, quizás con la excepción de su Comendador (Don Giovanni). La dicción italiana no era lo suyo, creo que no iba bien con su voz. Por lo demás, citaré su Sarastro (La flauta mágica, Klemperer, EMI, 1964), su Rocco (Fidelio, Furtwängler, Andante, 1953, versión en directo y también con Klemperer, EMI, 1962), su Landgrave (Tannhäuser, Konwitschny, EMI, 1960), su rey Heinrich (Lohengrin, Kempe, EMI, 1962-63), su Fafner y su Hunding en el Anillo romano de Furtwängler (EMI, 1953), su Hunding en la última grabación de Furtwängler (La valquiria, EMI, 1954), también Hunding -y Hagen- en el Anillo de Solti (Decca, 1964), su Veit Pogner (Los maestros cantores, Knappertsbusch, Orfeo d'Or, 1955) y su Gurnemanz (Solti, Decca, 1972)

1 comentario:

michel dijo...

He recibido un encargo de caricaturizar algunos personajes célebres del mundo de la ópera, entre ellos Gottleb Frick. Así que buscando información sobre él me he topado con este interesante blog.

Te invito a echarle un ojo cuando gustes.

Un saludo.